El Atomium: visita e información práctica

Atomium desde el Bruparck

El Atomium, con su extraña apariencia de construcción futurista, es uno de los más representativos monumentos de Bruselas y de Bélgica, además de funcionar como museo y sala de exposiciones. Lugar de exposición, tanto por fuera como por dentro, el Atomium resume muy bien el espíritu innovador, revolucionario y sobre todo artístico de los belgas.

HISTORIA

El motivo de su construcción fue la celebración de la Exposición Universal de Bruselas, en el año 1958, o en otras palabras, la Expo del 58. El Atomium fue el pabellón principal de la exposición, y su diseño se inspiró en un cristal de hierro visto al microscopio (con mil millones de aumentos).

Según sus creadores, simboliza la esperanza en el progreso y en un futuro optimista, mejor para todos los seres humanos, y en una utilización más positiva de la energía nuclear.

El Atomium tiene 102 metros de altura, y posee 9 esferas metálicas conectadas entre sí por pasillos y escaleras, además de un elevador que sube hasta la esfera más alta, en la que hay un mirador con magníficas vistas de los alrededores. El diseño original del edificio es de André Waterkeyn, aunque el trabajo de ajuste de las esferas corrió a cargo de los arquitectos Adré y Jean Polak.

interior-del-atomium-04

Interior del Atomium

Curiosamente, el Atomium no debía durar más que la exposición, pero alcanzó tal fama, tanto dentro como fuera del país, que se decidió conservarlo. Y desde que fuese construido ha continuado planteando la misma pregunta a sus visitantes mediante su exposición permanente: ¿Qué futuro queremos? Aparte de su exposición permanente y desde el año 2006, también se utiliza su interior para organizar exposiciones temporales.

EXPOSICIONES Y VISITAS

La exposición permanente está dedicada a la Expo del 58, y podremos conocer detalles sobre sus pabellones, además de información sobre la situación económica y política durante aquellos años. Un apartado nos habla de la historia misma del Atomium, e incluye un recorrido virtual para sumergirnos de lleno en el pasado y aportarnos una experiencia más entretenida, a la vez que educativa.

También los niños tienen su lugar aquí y para ellos se creó la “Esfera de los niños”, como parte de un plan educativo, dándoles la oportunidad de pasar una noche en el interior del Atomium. Durante esta noche podrán admirar el paisaje de Bruselas y aprender sobre aspectos importantes de la vida y la organización en la sociedad actual, con objeto de educarles y fomentar su desarrollo e integración social.

Desde las 18:00 horas hasta las 10:00 de la mañana dura esta experiencia, e incluye un desayuno en el restaurante panorámico.

Las visitas al Atomium sólo requieren de reserva previa en caso de grupos de más de 20 personas. Es posible realizar la visita con un guía o mediante el uso de una audioguía, y algunas de las esferas son accesibles a personas discapacitadas.

En el interior también hay una tienda de recuerdos, con abundante información sobre el edificio y la Expo del 58, y si tenemos hambre hay un restaurante panorámico y una cafetería en la parte inferior. Por otra parte, cuenta con salas a disposición del público, para la celebración de actos públicos tales como reuniones, conferencias, cenas, etc.

vistas-desde-el-atomium-07

Vista desde el Atomium

Información práctica

  • Dirección: Square de l’Atomium, B-1020 Bruselas
  • Horarios: abre todos los días entre las 1:00 y las 18:00 horas (última admisión a las 17:30)
  • Precios (ticket individual): para menores de 6 años y discapacitados la entrada es gratuita. 6€ para niños entre 6 y 11 años, 8€ para jóvenes entre 11 y 18 años, jubilados y estudiantes. 11€ para adultos entre 19 y 64 años.
    Las visitas guiadas para grupos de menos de 25 personas cuestan 80€.
    El alquiler de las audioguías es de 2€ (disponibles para personas con discapacidad auditiva).

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top