La plaza del Petit Sablon

Sablon e Iglesia Notre Dame du Sablon

La plaza del Petit Sablon, en Bruselas, es uno de esos sitios, no tan turísticos, que permanecen escondidos en las grandes ciudades, que uno descubre sin saber muy bien por qué, y del que se queda prendado por su armonía, elegancia y tranquilidad.

No es un lugar de paso para el turista habituado a recorrer la Grand Place, la zona del Atomium o incluso la del Palacio Real. Es más bien para aquellos que se dedican a andar para respirar el ambiente de las calles más populares y menos turísticas. En mi caso, la primera vez que lo descubrí fue precisamente porque iba al barrio de Les Marolles buscando mercadillos tradicionales y calles antiguas, apartadas del intenso tráfico humano del centro. Lo hacía caminando por por la rue Royale, desde el parque de Bruselas.

Allí, escondido entre coches, había una pequeña entrada verde y arbolada que llevaba a un pequeño parque. Es la zona del Sablon, justo enfrente de una de las más bellas iglesias bruselenses, la de Notre Dame du Sablon, una pequeña joya del gótico brabantino.

Historia de la Place du Petit Sablon

Ya sabréis, los que me leéis más o menos habitualmente, que Bélgica, como país unido, se formó en el siglo XIX. Eran años de profundo sentimiento nacionalista por una independencia recién conseguida, y como suele ocurrir, las grandes ciudades exaltaban esos ánimos patrióticos. Se decidió crear entonces, en lo que fueron terrenos de un antiguo mercado de caballos, unos bellísimos jardines en los que se representaran mediante estatuas a los más célebres personajes históricos belgas.

Place du Petit Sablon Bruselas

Escultura-fuente de los condes de Egmont y Homes, en el Petit Sablon

El verde de sus tupidos setos que lo ocultan a la vista de los viandantes, el relajante sonido del agua de las fuentes, los bancos de madera y las numerosas estatuas que lo pueblan, forman un conjunto armonioso que anima a disfrutarlo, sentado, libro en mano, al menos, durante un buen rato. Si te sientas en uno de sus bancos centrales, y miras a tu alrededor, podrás contemplar las 48 estatuas de bronce que representan a los antiguos gremios medievales que se daban cita en Bruselas. También podrás admirar la gran estatua que preside esta plaza del Petit Sablon, la de los condes de Egmont y Homes, héroes nacionales y símbolos de la rebeldía flamenca que los enfrentó durante años a las tropas españolas, allá por el siglo XVI.

Estos jardines, obra salida de la mente del arquitecto belga Henri Beyaert, son el lugar perfecto para permitirte ese respiro que se necesita en todo viaje. Te animo a comprarte una cerveza, o un refresco, y cualquier tentempie, y tomártelo tranquilamente en estos jardines. Te sentirás como nuevo y preparado para comenzar una buena ruta chocolatera en este barrio, donde tanto abundan las pastelerías y chocolaterías…

Cómo llegar a la plaza

Además de a pie por la Rue Royale, pasando junto al parque de Bruselas y el Palacio de Justicia, podéis hacerlo en metro, tomando las líneas 2 y 6 y bajando en la Porte de Namur, o bien en tranvía, en las líneas nº 92 y 93, bajando en la parada de Petit Sablon.

Para seguir conociendo la ciudad

Tags:

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. Nos encanta la descripción que haces de Petit Sablon, uno de los lugares con más encanto de Bruselas, muchas gracias por descubrirlo a tus seguidores

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top